Se acerca

El otoño se acerca,
con su vestido gris plata envolviendo las calles,
que se visten de hojas con el traje de un árbol.

El otoño se acerca,
se adormecen las tardes poco a poco sin tregua,
las mañanas despiertan con el grito de un niño.

El otoño se acerca,
el azul de los mares parece un espejismo al calor de los días
que escapan al propio otoño,
días efímeros, reflejo de un verano que se apura.

El otoño se acerca,
la rutina te agarra sigilosa la mano
y se va el sol cansado.

El otoño se acerca… irremediablemente.

Verano en el calendario

Y en este verano que se traga
los días del calendario,
he vuelto a quedarme muda
de tanto amor, a destajo.

En este dulce verano
que sabe a paz, a esperanza,
a amaneceres desnudos,
a la risa de tu infancia,
a tu inocencia bendita,
a tu olor puro en mi cama.

En este mágico verano,
que quisiera fuese eterno,
he pintado de colores
con vuestras manos, mis sueños,
le he dicho al reloj que pare,
mire cara a cara al viento,
he descansado a la sombra
para decir que te quiero,
busqué al diablo buscando
que parara en julio el tiempo…

Pero agosto se va tragando, también,
los días del calendario…

Aprendiendo

Estoy aprendiendo a ir despacio,
a saborear las mañanas,
he matado el reloj a destajo
y avivado de nuevo la llama,

la llama de quererme más que nunca,
de saber que me muero de ganas
por ganar a destiempo las guerras,
aún habiendo perdido batallas,

estoy aprendiendo que se puede
querer más de una vez con todo el alma,
y que cuando el corazón se multiplica
se hacen aún más grandes las miradas,

estoy aprendiendo otros caminos,
los qué pintan vuestros pasos cuando andan,
y que atada a vuestras manos yo soy libre,
estoy aprendiendo… voy andando, poco a poco, sin prisa, sin pausa

Colores de junio

Colores de junio te esperan,
abriendo los nuevos caminos,
despierta el calor y, en la sombra,
se sienta un sombrero… Yo miro,

el azul del cielo, horizonte
y a la luz del sol yo suspiro
mientras sueño tu cara y tus manos,
se va abriendo en silencio el camino;

colores de junio que pintan, las mañanas,
despierta el sonido
al cantar de ese pájaro al vuelo
que se lleva los miedos… Yo pinto,

con colores de junio tu nombre
y te espero al calor, del camino.

Ausente

No me fui, pero cuando se esperan cambios importantes, la pluma, a veces, se detiene. Es como si se durmiese un tiempo en el cajón esperando ser empuñada de nuevo con más fuerza.

No me fui, lo sé, porque creí que me había ido muchas veces y siempre estuve. Y estaré, porque ya no sé estar sin ti, porque estás siempre en mi… Esperando. Porque eres ese yo que me hace libre.

No me fui, pero ahora camino más despacio, mirando a las nubes, vislumbrando nuevos horizontes, distraída.

No me fui, pero el calor del verano que se acerca ralentiza el mecanismo.

No me fui, pero de nuevo me escondo tras las flores, a embriagarme de su perfume.

No fui, pero, a veces, es como si la vida se parase y todo parase con ella.

Y aunque no me fui, ahora creo que estoy ausente y tú… en la espera…

Cada instante

Sé libre mientras puedas,

mientras haya un lugar donde perderse

y un cielo azul al que agarrarse.

Sonríe, sonríe siempre,

y aunque el mar haya cambiado la arena por piedras, camina,

y míralo cara a cara, aunque esté bravo,

acércate, porque siempre hay algo hermoso si te acercas.

No sueltes la mano de quien camina contigo,

pues te levantarán cuando te caigas y guiarán tu camino.

Y vive, sólo vive,

saborea cada instante,

porque cada instante es único.

La aventura de crear un libro, colaboración en “Blog de Exlibric”

(…) Un libro, ese amigo incansable que te acompaña y te hace vivir emociones, aventuras, vidas nuevas… que te hace aprender, que te da lecciones, que te evade de una realidad a veces demasiado complicada como para poder enfrentarla a todas horas. ¿Cuántas cosas diferentes, cuántas cosas a la vez nos hace sentir un libro? ¿Y cuantas veces soñamos, los lectores a los que nos gusta escribir, con estar al otro lado? Yo lo había soñado muchas veces, pero no había reunido el valor suficiente para enfrentarme a ese reto (…)

Hoy celebramos el Día del Libro y la editorial que ha publicado Eterno Febrero me ha invitado a compartir la experiencia vivida en la creación de mi libro, que me gustaría compartir con vosotros. Os dejo el link por si animáis a echarle un vistazo 🙂

#DíaDelLibro: La aventura de crear un libro – Editorial Exlibric

Gracias por estar ahí y FELIZ DÍA DEL LIBRO a todos!

Canto al mes de abril

Pasea bajo la lluvia,

pues, una vez, ya perdimos,

un precioso mes de abril,

sin ataduras, sin llantos,

mira al cielo encapotado

de este loco mes de abril,

loco como el despertar en la cama de un extraño,

inconstante como el aire, que sopla tras el cristal…

Abril de verde esperanza y colorida primavera

que a ratos la sangre altera,

que brillas azul al sol

o te apagas con las nubes

que entran en el salón;

Camina bajo la lluvia

que un pájaro me contó

que este el mes más bonito

que anida en su corazón,

pasea, no tengas miedo,

mójate sin compasión

y seca luego tu pelo

en una mañana al sol;

se libre como la lluvia

que golpea tu cristal

y no pienses por ahora

lo que mañana vendrá…

…porque, al final,

la vida es como este abril…

¿Quién sabe qué pasará?

si vendrá a vernos la lluvia

o el sol, de pronto, saldrá.

La sirena

No estaba acostumbrada a la tranquilidad del mar, a la paz que transmitía el rugir del oleaje. Cuando sus pies tocaron la arena aquella mañana, su cuerpo se perdió para siempre y todos lloraron su ausencia.

Nunca apareció. Pero lo que nadie sabía es que nadaba en el fondo del mar, feliz, libre para siempre.


Un marinero me dijo una tarde que había visto una sirena con sus ojos

Eres

Eres el día 6 de Enero para cualquier niño pequeño.

La copla canalla que estalla en Febrero.

La flor que nace en primavera en Marzo.

Esa madrugá en la Plazuela un Jueves de Abril.

Un Miércoles de Feria de Mayo.

El fin de curso de Junio para cualquier estudiante.

Un 7 de Julio para Pamplona.

Esa cerveza fría que te tomas en un chiringuito en Agosto.

Los reencuentros de Septiembre.

Un disparo de trabuco en la sierra a primeros de Octubre.

La calma de Noviembre.

El sol que calienta en pleno Diciembre.

Eres hilo que cose roturas. E

res libertad y sonrisa.

Eres vida.

Inma Villalobos