Cada instante

Sé libre mientras puedas,

mientras haya un lugar donde perderse

y un cielo azul al que agarrarse.

Sonríe, sonríe siempre,

y aunque el mar haya cambiado la arena por piedras, camina,

y míralo cara a cara, aunque esté bravo,

acércate, porque siempre hay algo hermoso si te acercas.

No sueltes la mano de quien camina contigo,

pues te levantarán cuando te caigas y guiarán tu camino.

Y vive, sólo vive,

saborea cada instante,

porque cada instante es único.

La aventura de crear un libro, colaboración en “Blog de Exlibric”

(…) Un libro, ese amigo incansable que te acompaña y te hace vivir emociones, aventuras, vidas nuevas… que te hace aprender, que te da lecciones, que te evade de una realidad a veces demasiado complicada como para poder enfrentarla a todas horas. ¿Cuántas cosas diferentes, cuántas cosas a la vez nos hace sentir un libro? ¿Y cuantas veces soñamos, los lectores a los que nos gusta escribir, con estar al otro lado? Yo lo había soñado muchas veces, pero no había reunido el valor suficiente para enfrentarme a ese reto (…)

Hoy celebramos el Día del Libro y la editorial que ha publicado Eterno Febrero me ha invitado a compartir la experiencia vivida en la creación de mi libro, que me gustaría compartir con vosotros. Os dejo el link por si animáis a echarle un vistazo 🙂

#DíaDelLibro: La aventura de crear un libro – Editorial Exlibric

Gracias por estar ahí y FELIZ DÍA DEL LIBRO a todos!

Canto al mes de abril

Pasea bajo la lluvia,

pues, una vez, ya perdimos,

un precioso mes de abril,

sin ataduras, sin llantos,

mira al cielo encapotado

de este loco mes de abril,

loco como el despertar en la cama de un extraño,

inconstante como el aire, que sopla tras el cristal…

Abril de verde esperanza y colorida primavera

que a ratos la sangre altera,

que brillas azul al sol

o te apagas con las nubes

que entran en el salón;

Camina bajo la lluvia

que un pájaro me contó

que este el mes más bonito

que anida en su corazón,

pasea, no tengas miedo,

mójate sin compasión

y seca luego tu pelo

en una mañana al sol;

se libre como la lluvia

que golpea tu cristal

y no pienses por ahora

lo que mañana vendrá…

…porque, al final,

la vida es como este abril…

¿Quién sabe qué pasará?

si vendrá a vernos la lluvia

o el sol, de pronto, saldrá.

La sirena

No estaba acostumbrada a la tranquilidad del mar, a la paz que transmitía el rugir del oleaje. Cuando sus pies tocaron la arena aquella mañana, su cuerpo se perdió para siempre y todos lloraron su ausencia.

Nunca apareció. Pero lo que nadie sabía es que nadaba en el fondo del mar, feliz, libre para siempre.


Un marinero me dijo una tarde que había visto una sirena con sus ojos

Eres

Eres el día 6 de Enero para cualquier niño pequeño.

La copla canalla que estalla en Febrero.

La flor que nace en primavera en Marzo.

Esa madrugá en la Plazuela un Jueves de Abril.

Un Miércoles de Feria de Mayo.

El fin de curso de Junio para cualquier estudiante.

Un 7 de Julio para Pamplona.

Esa cerveza fría que te tomas en un chiringuito en Agosto.

Los reencuentros de Septiembre.

Un disparo de trabuco en la sierra a primeros de Octubre.

La calma de Noviembre.

El sol que calienta en pleno Diciembre.

Eres hilo que cose roturas. E

res libertad y sonrisa.

Eres vida.

Inma Villalobos

Hay playas al Sur

Y te diré,

que hay playas salvajes al Sur,

que son como el Sur cuando es bravo,

como el carácter del Sur,

cuando sacando los dientes ha luchado

porque ese Sur que ves tú,

que sonríe hasta apagado

es ese Sur que aprendió

a crecer, como ese árbol,

en el filo de un abismo,

con el corazón anclado

a la orillita del mar,

mirando al cielo, callado…

En una noche cualquiera

Hoy era un día cualquiera de un año que ya no importa,
la primavera asomaba como hoy, que el aire corta.

Era una noche sin luna que se perdía en tus ojos,
mi mirada se encendía,
se equivocaron tus labios
para sellar mi sentencia.

Hoy era un día cualquiera
pero aún recuerdo tus manos mientras mi alma temblaba,
y todos esos suspiros que me ahogarían después.

Hoy era un día cualquiera como otro día, sin más,
pero quisiste cobrarte los años sin respirar
cada vez que te acercabas,
yo cansada de esperar
sabiendo que no sería lo que pudo ser, sin más.

Y en una noche cualquiera aún llegas sin avisar,
y aún sigo sin comprender
porque viene a mi memoria un recuerdo del ayer
que solo es un espejismo de lo que no pudo ser,
como un relámpago, fuego, vuelves y te vas después.

Yo miro a un lado y doy gracias
de que no pudiese ser.

Colaboración de esta semana en Poémame

Microrrelato. Soledad

La vi sentada al filo de un banco. Sola. Mochila a la espalda. Parecía pasear su soledad de un sitio a otro. Llevaba zapatos blancos, ropa fresca de verano y un sombrero. Se sentó, comió, descansó y siguió su camino. La vi alejarse. La perdí de vista. Me pareció un fantasma por un momento. Y me pregunté donde iría. Y pensé…que era cierto…la soledad tenía nombre y forma de mujer. Y también…iba sola…

Cien historias, mil maneras. Mujer

De pelo gris, o azabache,
rubio como el trigo al sol,
morena como el azúcar,
no me importa que color;

todas con manos valientes,
guerreras de corazón
que luchan cualquier batalla,
siempre hay una o más de dos;

deportivas o tacones,
pisa fuerte, sin dolor
y que tus pasos se escuchen
en el último rincón,

que nadie calle tus gritos,
que nadie apague tu voz,
pues el motor de este mundo
tu garganta lo encendió.

María cruza la calle,
Estela entrega su amor,
Amanda hornea el pescado,
canta en el baño Leonor,

peina a Isabel Esperanza,
sonríe a la vida Asunción,
Carla levanta a los niños,
llega tarde Marisol,

Rosalía da un discurso,
salva una vida Encarnación,
Laura da vida y sonríe,
Matilde coge una flor.

Cien historias, mil maneras
y una única razón:
hacer de este mundo injusto
un mundo un poco mejor.

Mujer, tú en el horizonte
luchando, siempre al calor
de la lumbre que te quema,
sin pausa, sin desazón.
Eres las manos de un mundo
que se muere sin tu voz.

Un Febrero sin ti…pero contigo

 

Febrero se marcha, esta vez sin colores. Sin cañón de papelillos, sin batallas con disfraz. Gris, pero gris plata, porque la plata de la tacita siempre reluce, incluso a lo lejos. No hubo teatro, ni gritos, ni aplausos… Pero hubo coplas, porque las coplas de carnaval nunca mueren, porque algunas se hacen fuerte ante las adversidades…

Hoy te miro en la distancia y te sueño, como antaño, nostálgica de tu música retumbando en cada esquina. Mis pies perdidos no han caminado a tu playa por aceras de colores, no he sonreído levantando mi vista a tu teatro, Cádiz mío. Y no hubo noches previas a tu encuentro de insomnio, ni madrugadas de resaca llegando dormida a la primera luz del día. No hubo peregrinación a mi tacita…

Y sin embargo, cosas de la vida, este año, tan lejos de ti, de tus copleros, de sentirte cada noche en la distancia… he estado más cerca que nunca de mi carnaval bendito.

No te había visto, Málaga, o al menos, no me había fijado en ti lo suficiente. Eras el otro carnaval. Tantos años mirándote desde lejos, y te tenía tan cerca… Y este año, en esa pena gris plata de no tener mi carnaval, viniste a llamar a mi puerta. Como si hubieses entendido que era ese, y no otro, el momento de hacerlo. Y al levantar mi mirada empañada, ahí estabas tú, disfrazado, como siempre, con dos coloretes y una sonrisa, con un disfraz para mí, para enseñarme que ese otro carnaval, no es otro, que es el mismo, tan igual, tan diferente…

Y te he vivido por dentro, en tus entrañas, en una situación tan distinta para todos, tan nueva para mí, que parecía que eras el tú de siempre confinado, aprendiendo a sonreir en estos tiempos donde la sonrisa, que nos taparon un día, se ha hecho imprescindible para seguir caminando. Tú viniste a dibujarla. Y vivirte desde dentro ha sido un lujo para esta carnavalera que nunca pensó que un día pudiese estar “al otro lado”. Y allí, en el otro lado (en el lado oscuro), he conocido a personas maravillosas y he descubierto que eres real, honesto y sincero, aunque algunos te tachen de mentiroso. Lo que pasa, y esto es algo que aún no se entiende, es que eres cientos de versiones diferentes de uno mismo, miles de opiniones retumbando, ardiendo como el fuego que luego se hace cenizas, en la quema del dios momo, pero que siempre se recuerda, por el hollín que allí deja.

Pero eres tu, da igual el sitio, da igual el momento… siempre eres tú, en cada corazón que late al ritmo del 3×4, en cada garganta que ruje, en cada mano que te aplaude, en cada mirada que se emociona. Tú, carnaval, en este Febrero extraño que hoy se nos marcha, como siempre, sonriendo. En este Eterno Febrero que siempre nos hace libre. Y como, cada año, toca colgar un nuevo calendario en nuestras paredes para empezar de nuevo a arrancar sus hojas, esperando, un año más, que vuelva a llegar Febrero, sea como sea, pero que llegue, que siempre llegue….

 

Guitarra dormida que esperas, 

que llegue de nuevo Febrero,

no temas, no llores, no sufras

que siempre que exista un coplero

guitarra, serás siempre libre

guitarra, tu serás Febrero.

 

                                                                  A todos los carnavaleros

                                                                                 que hacen posible cada carnaval!!