¡¡Ha nacido un libro!!! Os presento ETERNO FEBRERO

Después de meses de trabajo (y años de creación) acaba de ver la luz por fin ETERNO FEBRERO, mi libro de poesía dedicado a Cádiz y al Carnaval que hoy quiero compartir con todos vosotros. Se trata de un poemario formado por un total de 28 poemas (como días tiene el mes que lleva en su nombre), más alguno de regalo escondido en la presentación (para los años bisiestos).

El poemario se divide en dos partes, una primera parte que recoge poemas dedicados a la ciudad de Cádiz, y la segunda donde aparecen agrupados aquellos que están dedicados al carnaval. ¿Y qué es, en definitiva, Eterno Febrero? Eterno Febrero es esa parte de mi que vive enamorada de Cádiz, esa parte de mi que no cumple años, sino carnavales. Es todas las veces que he pisado la tacita y todas las veces que he añorado tenerla cerca. Son todas las coplas de carnaval que me han marcado y todos los autores que las han escrito o, más concretamente, los sentimientos que éstos han despertado en mí. Es la pena de tener que vivir el carnaval desde lejos, el anhelo de tus calles llenas de magia cada Febrero.

Siempre soñé con cantarle a Cádiz, con poder ser una de esas plumas que le escribían coplas. Con tener mi propia comparsa. Pero yo nunca supe cantarle a Cádiz. Y sentía que le debía algo. Así que un día decidí recopilar todos los poemas que había escrito dedicados a Cádiz y a su fiesta por excelencia: el carnaval; y fue entonces cuando ETERNO FEBRERO empezó a vislumbrarse en el horizonte. Hoy es una realidad y estoy muy muy feliz de poder anunciarlo. Os dejo a continuación la sipnosis del libro y algunos enlaces donde podéis adquirirlo desde hoy. Y, por supuesto, también podéis contactar conmigo y os lo mando yo directamente (firmado por mí si así lo queréis 🙂

 

ETERNO FEBRERO Sinopsis:

Cádiz, carnaval y poesía. Esas son las tres palabras que definen esta obra, un libro donde diferentes poemas se alternan con imágenes de Cádiz y su fiesta por excelencia: el carnaval. El lector podrá viajar a través de sus páginas a la tacita de plata, para sentir, a través de sus versos, la nostalgia de la distancia, pero también la alegría del reencuentro que seguro que todo el que ama ese rinconcito del sur habrá sentido alguna vez cuando lo ve de nuevo, porque el que se enamora de Cádiz siempre vuelve. Este poemario es sólo un pequeño ejemplo de todo lo que Cádiz y el carnaval han significado, y significan, para la autora. Si te gusta Cádiz y el carnaval seguro que te sentirás identificad@ con este libro.

 

¿Dónde puedes conseguir tu ejemplar?

De momento Eterno Febrero está disponible para compra online en los siguientes sitios:

🙂 🙂 Para envíos directos podéis contactar conmigo a través del mail poesiadepapel@hotmail.com 🙂 🙂

 

Versos perdidos

No es la primera vez que estos versos perdidos se escapan… y reaparecen. Ya lo hicieron una vez, en mi anterior blog. Pero como “La vida es aquello que te va sucediendo mientras tu te empeñas en hacer otros planes”, como dijo John Lennon, La Ciudad de las Nubes desapareció y estos versos se perdieron con ella. Y hoy he vuelto a hacerles un sitio en este nuevo rincón y estoy encantada de poder compartir mi poemario con todos vosotros, que siempre estáis ahí. Os comparto la presentación del poemario, que también podéis leer en el libro y, al final de esta entrada, os pongo también el link del apartado del blog donde podéis descargarlo de forma gratuita. Espero que os guste 😉

P.D. Acepto críticas y comentarios sobre el libro eh jejeje

 

PRESENTACIÓN VERSOS PERDIDOS

Hay versos que, sin más, se pierden. Se escapan de nuestra memoria. Se marchan de nuestro pensamiento. Y, sin embargo, no todo lo que se pierde desaparece…

Una vez tuve un sueño, dar vida a las palabras para que hicieran sentir. Y entones nacieron mis poemas, que me acompañaron durante esa bonita etapa, y difícil a la vez, que se llama adolescencia. A veces, cuando los releo me pregunto si hice bien en esconderlos tanto tiempo, me pregunto si no es tarde ya para ellos. Pero si algo aprendí con los años es que a veces es bueno dar una segunda oportunidad y reintentar aquello que olvidamos en su momento, quién sabe si quizás ese no era su momento, quién sabe si quizás su momento sea ahora, o no sea nunca. Este poemario nace del olvido y del reencuentro, nace de un sueño perdido que al parecer no ha perdido la esperanza para presentarse con descaro ante mis ojos. Y yo, no he podido negarme, pues me persiguen con tanta fuerza que sus gritos me ensordecen.

Quieren salir del cajón del olvido…y yo, no puedo olvidarlos, así que aquí los tenéis, hoy se hacen libres….

DESCARGA AQUÍ VERSOS PERDIDOS

El sauce llorón

Julio. Huele a verano tras la puerta. Pareciera que el sol brillara ahora más que nunca y el azul del cielo fuese más claro todavía. El mar nos espera con los brazos abiertos, pero temeroso de verse mancillado de nuevo . Los pájaros cantan, llenando nuestros oídos de la melodía que nunca supimos oír, aunque siempre estuvo ahí. La brisa sabe a libertad, pero huele a miedo y esperanza. 


Algo ha cambiado, y aunque espero que también nosotras hayamos cambiado, lo cierto es que en la oscuridad de la noche, me surgen las dudas… Porque quedan restos, restos de inconsciencia humana, mascarillas y guantes en el suelo, basura, olor a sangre y risas inapropiadas. Queda egoísmo en cada esquina, palpitar de incoherencia, poco tacto y mucho… mucho que aprender.


Y en este batiburrillo de ideas que se amontonan cada día, de pensamientos que van y vienen, de sentimientos desbordados que se turnan a su antojo… me pregunto, una vez más, si tiene salvación la especie humana. Y el sauce llorón aparece, en mis sueños, cuando pregunto. 

Libre

Libre, porque así me siento cuando estoy contigo. Así me recuerdo a tu lado. En cada uno de los rincones que el mar baña cuando estoy contigo. Cádiz, tienes esa magia especial que no se olvida. Esa magia que tanto se echa de menos. Esa magia que siempre necesito.

Hoy llegaron a mis manos estás líneas que le escribí hace ahora tres años a uno de tus rincones. Fueron días hermosos, anticipo de momentos más bonitos todavía que llevo clavados a fuego en mi corazón. Al verlo, me apeteció rememorarlo, para no olvidar nunca que debemos buscar siempre esa paz y esa armonía que haga libre a nuestro alma.

Atardeceres que te dejan sin aliento, momentos que te hacen sentir vivo, palabras que callan para que el silencio haga crujir tu alma una vez más…y en ese crujir, en ese eterno crujir que resuena a tu lado, la libertad, con su pícara sonrisa sobre la arena me guiña un ojo mientras susurra a mi oído …¿acaso crees que te he olvidado? ¡¡Pero si eres tú quien no vienes a buscarme!!…mi mente se turba mientras se aleja…pues tiene razón…tristemente la tiene…ella siempre nos espera postrada en cualquier esquina…más nunca sabemos verla, pues hemos olvidado lo importante…

Placeres perdidos

Un disfraz, una sonrisa, una puesta de sol a media tarde, el silencio elegido, el ruido constante…

La mirada perdida a ese mar infinito, una tarde cualquiera, de un agosto fresquito, a tiempo un abrazo, a destiempo las prisas, una palma a un fandango, disfrutar de la dicha.

No supimos sentirlo, ni los besos, los bailes, ni las manos unidas, ni el sudor de la frente que te deja la vida, ni los días, ni las noches, ni el olor de la brisa, ni el café compartido, ni las flores marchitas.

Un disfraz, una lágrima, la lujuria de una noche que no muere, alcanzar lo prohibido, la condena constante… ¿Y ahora qué? Donde quedas? IGNORANTE

Te miro…

¿Miramos al pasado? ¿O al presente? ¿O al futuro? Nostalgia de días presentes, molestias de hoy en el camino, no saber si giras en la dirección correcta… eso… Y otras cosas para pensar… Antes de dormirte…

Te miro,
y lo cierto es que ya no se muy bien como mirarte,
si hacerlo con la nostalgia de quien perdió la infancia contigo
o hacerlo con el cariño de quien te tiene, a ratos, en la distancia.

Y a veces me sueño dormida en tus brazos,
con esa paz escondida que me transmites,
y temo tu abrazo, tu noche infinita,
tus sueños perdidos, tus rosas marchitas,
y temo, quizás, querer quedarme contigo,
volver al pasado, de días sin abrigo;

y puede que tema perder el ahora,
los sones que marca este mar que, escondido,
me salva de sueños rotos, me enseña otros,
me dicta sentencia en la arena del olvido,
me calma, me atrapa, me suelta de nuevo,
se lleva mi alma sin más, mis días heridos…

Y, ahora que lo pienso,
a ti también te miro,
y lo cierto es que tampoco se muy bien como mirarte,
si hacerlo con la esperanza de quien se hizo grande a tu lado
o hacerlo con el miedo a no vivir contigo.