Cada instante

Sé libre mientras puedas,

mientras haya un lugar donde perderse

y un cielo azul al que agarrarse.

Sonríe, sonríe siempre,

y aunque el mar haya cambiado la arena por piedras, camina,

y míralo cara a cara, aunque esté bravo,

acércate, porque siempre hay algo hermoso si te acercas.

No sueltes la mano de quien camina contigo,

pues te levantarán cuando te caigas y guiarán tu camino.

Y vive, sólo vive,

saborea cada instante,

porque cada instante es único.

Libre

Libre, porque así me siento cuando estoy contigo. Así me recuerdo a tu lado. En cada uno de los rincones que el mar baña cuando estoy contigo. Cádiz, tienes esa magia especial que no se olvida. Esa magia que tanto se echa de menos. Esa magia que siempre necesito.

Hoy llegaron a mis manos estás líneas que le escribí hace ahora tres años a uno de tus rincones. Fueron días hermosos, anticipo de momentos más bonitos todavía que llevo clavados a fuego en mi corazón. Al verlo, me apeteció rememorarlo, para no olvidar nunca que debemos buscar siempre esa paz y esa armonía que haga libre a nuestro alma.

Atardeceres que te dejan sin aliento, momentos que te hacen sentir vivo, palabras que callan para que el silencio haga crujir tu alma una vez más…y en ese crujir, en ese eterno crujir que resuena a tu lado, la libertad, con su pícara sonrisa sobre la arena me guiña un ojo mientras susurra a mi oído …¿acaso crees que te he olvidado? ¡¡Pero si eres tú quien no vienes a buscarme!!…mi mente se turba mientras se aleja…pues tiene razón…tristemente la tiene…ella siempre nos espera postrada en cualquier esquina…más nunca sabemos verla, pues hemos olvidado lo importante…