Cada instante

Sé libre mientras puedas,

mientras haya un lugar donde perderse

y un cielo azul al que agarrarse.

Sonríe, sonríe siempre,

y aunque el mar haya cambiado la arena por piedras, camina,

y míralo cara a cara, aunque esté bravo,

acércate, porque siempre hay algo hermoso si te acercas.

No sueltes la mano de quien camina contigo,

pues te levantarán cuando te caigas y guiarán tu camino.

Y vive, sólo vive,

saborea cada instante,

porque cada instante es único.