Caminar, despacio.

Caminar despacio, saboreando lentamente el café de la mañana, mirando tus pasos mientras caminas, dejando tu huella. Observando la vida por la ventana desde el asiento del copiloto. Escuchando la brisa, sintiendo la lluvia, secándote al sol. 

Caminar lentamente, degustando un vaso de vino antes de la comida, mojando pan en la salsa hasta que se acabe si es de las que te gustan, saboreando el postre. Viendo hervir la leche  y subir el café de media tarde. 

Caminar poco a poco. Abriendo un paragüas transparente para mirar el cielo si llueve. Parando delante de un espejo para mirar tu sonrisa. Mirando otros ojos al cruzarlos, sintiendo la respiración si se acelera. Con los dedos enlazados a otra mano. 

Caminar paso a paso. Parando a bailar una canción que te gusta cuando suena de repente. Mirando las estrellas antes de irte a dormir. Bebiendo agua fresca a media noche en una noche de verano. Apagando el despertador y quedándote un poco más en la cama.

Caminar sin prisa, y vivir, pero vivir de verdad. Que la vida pasa más rápido si vamos corriendo. Detenerse, coger aliento, parar para poder seguir, y volver a caminar, pero despacio. Eso… lo estoy intentando.